miércoles, 25 de septiembre de 2013

De nuevo por aquí.

Este verano no he tenido mucho tiempo de actualizar el blog, pero ya en otoño, volvemos al tajo.

No ha sido un años muy productivo en la huerta, una primavera muy lluviosa y fría, no ha dado tiempo a que los "productos estrella de la huerta", tomates y pimientos, den todo de si. A reseñar cuatro problemas que no había tenido hasta ahora con las plagas, las tijeretas en los tomates, a medio verano se habían zampado gran parte de los tomates verdes y de los brotes de las tomateras. Solución, limpiar bien el terreno y ponerles trampas para luego eliminarlos manualmente. La segunda, gusanos en los tomates, contra este, ninguna solución, para el próximo año, plantas lavanda dónde vayan a ir los tomates y así, la mariposa que pone los huevos en las flores de las tomateras, las pongan en la lavanda. La tercera, los gusanos de tierra, esto me ha pasado con un sustrato, en las pruebas que hice a poner pimientos en jardineras, como pone la amiga Jaio la espía en su casa, digo que fue el sustrato, porque los gusanos han aparecido en mis jardineras y en otras que puse con el mismo sustrato en casa de una prima de mi aita. Solución, inundación del sustrato con agua, los gusanos afloran desde la tierra y después, eliminación manual. Por último, el pulgón negro en las vaínas, este lo intenté con un macerado de tabaco y de inicio respondieron, pero para su eliminación definitiva, pasé al DDT, no tranquilos, no utilicé químicos, me refiero al DEDETE, con un guantes de latex, y poco a poco, quitar todos los pulgones.

No entra en la categoría de plaga, pero Kiriko, el nuevo habitante de la ponderosa, casi me deja sin calabazas. Contra este no hay solución, ni los gatos semisalvajes le pillan, ni los perros le atrapan.

Tomates ha habido, sobretodo cherrys, de las plantas que me dieron unos amigos de mis suegris, y tombién de los golosos, no han tenido buen rendimiento los tres cantos de los que hice semillero, creo que porque este año se hicieron demasiado grandes en el semillero y al transplantarlos, se cortó su progresión.

Pimientos, los verdes, pocos, muy buenos de sabor, pero pocos. En cambio, las piparras de Ibarra, muy buenas, tengo un par de botes de conserva y el resto, nos las hemos comido fritas, por cierto, deliciosas. No me extraña que las llamen angulas de huerta.


De lo demás, muy buena cosecha de vaína, de calabacín y de pepino. Destacar el calabacín amarillo que nos trajimos de venecia esta primavera, sobretodo una palnta de las seis que puse, ha tendio una producción casi de calabacín diario y con un sabor tremendo y una suavidad en el paladar estupenda.

Creo que no dará tiempo a que se sequen bien las alubias, así que ya iré informando.

De las tomateras de vicio que compré, a dos euros las tres plantas, este es el tomate rosa, el único, era enorme, aproximadamente de medio kilo, pero no han dado el resultado idóneo.


Salu2




1 comentario:

  1. Muy buen resumen. Cada día se te ve más profesional de la huerta

    ResponderEliminar